“La clave de la sabiduría es ésta: cuestionamiento constante y frecuente, por dudar nos lleva a la pregunta y al cuestionar llegamos a la verdad”

Peter Abelard

Decimos que todo lo que ocurre en nuestra vida ocurre en el dominio del lenguaje, pues es con éste con el que le damos un sentido e interpretación a todo suceso que capta nuestra atención.

Si entendemos esto entonces podemos entender que todo se resume a conversaciones, conversaciones con nosotros mismos, con otros, con el universo, conversaciones que dan forma y vida a nuestro existir, que nos moldean y moldean nuestra realidad.

Entonces, no es descabellado pensar que de la calidad de nuestras conversaciones va a depender la calidad de nuestra vida, ¿no? O ¿Cómo es esto? Si, decimos que la calidad de nuestras interpretaciones depende mucho de la calidad de nuestras conversaciones y si nuestras interpretaciones determinan la manera en que vemos al mundo y la manera en que reaccionamos al mismo entonces resulta lógico pensar que si nuestras conversaciones alimentan a nuestras interpretaciones, de la calidad de estas va a depender la calidad de nuestra forma de interpretar el mundo.

Las conversaciones son una danza, un ir y venir de palabras, lenguaje, de ideas que van dando forma y nos ayudan a ver la manera en que vemos e interpretamos al mundo. Decimos que nosotros creamos al  lenguaje pero que a su vez el lenguaje nos crea a nosotros mismos, es ahí donde entra un elemento fundamental en la creación de nuevas ideas e interpretaciones…

El arte de cuestionar es el arte de salir de lo convencional para crear cosas nuevas, nuevas vidas, nuevas formas de ver el mundo. Cuando cuestionamos estamos creando puertas que se abren a diferentes posiblidades, estamos rompiendo viejos paradigmas y comenzamos la creación de nuevos.

El cuestionamiento es la semilla de la sabiduría, pues a través de él llegamos a la razón, creamos conclusiones e incluso, más preguntas y más cuestionamientos que nos llevan más profundo en un mar de respuestas.

¿Quieres cambiar tu mundo, tu vida? Comienza por cuestionarte a ti mismo, tu mundo, tu vida, tus acciones, tus pensamientos, tu lenguaje ¿para qué dices lo que dices o haces lo que haces? Tus juicios ¿de dónde vienen? ¿Son realmente tuyos? ¿Te apoyan? Y claro, las preguntas fundamentales de todo ser humano ¿Quién eres? ¿A dónde vas? ¿Te has preguntado qué es lo que realmente quieres en la vida? ¿Si lo que estás haciendo en este momento te llena? ¿Te gusta? ¿Te amas?

Como puedes ver, el cuestionarnos abre la posibilidad de crecer, haciéndonos entender y ver desde diferentes perspectivas y pudiendo replantear nuestra visión de la vida y de nosotros mismos. Por eso digo que la calidad de nuestra vida depende de la calidad de preguntas que nos estamos haciendo.

Por ello te invito a cuestionar todo, todos, a ti mismo, tus creencias y pensamientos, tus juicios, tus emociones, tus valores, cuestiona tus intereses, cuestiona a tus maestros, políticos, lideres, pero sobre todo cuestiona tu vida, hacia donde se dirige, si es lo que buscabas o querías o ¿a quien buscabas complacer?

Cuestionate pues es la única forma de encontrar respuestas…

Gibran.

Website realizado por Nicktide