¿Qué es un Coach? ¿Cuál es su función? ¿Qué lo hace especial?

Un coach es un ser humano común y corriente, cuya única diferencia es que cuenta con herramientas específicas que le sirven para apoyarte a descubrir y potenciar tu ser.

Un coach no es alguien diferente a ti, al contrario, al ser un ser humano como tu tiene la capacidad de ver a través de tus ojos, ponerse en tus zapatos y comprender los aspectos de tu vida, pero también, al ser una persona diferente puede ver posibilidades que tal vez tú en ese momento no puedes ver, y aun así un coach no es quien para decirte que hacer, sino busca apoyarte a que tú lo descubras.

Un coach no es un consejero, rara vez lo escucharas darte uno, su respuesta será siempre “Has lo que sea mejor para ti”, un coach no puede decirte que hacer pues comprende que cada ser humano es diferente, por lo tanto las experiencias son distintas de la misma manera que las interpretaciones, por lo cual, tu coach te interrogará para que tu mismo encuentres el camino y halles tus propias respuestas.

Un coach es un espejo que te mostrara lo que no quieres ver, así como lo que no has visto de ti mismo y te ayudara a desencadenar todo ese potencial oculto en ti, sacando lo mejor de ti, apoyándote a sanar las heridas y dándote las herramientas que necesitas para poder salir de la zona en la que estás hasta alcanzar tus sueños.

El trabajo de un coach consiste en apoyarte a descubrir quien verdaderamente eres y hacer que todo ese potencial se muestre al mundo.

Un coach no es un guía, es un acompañante que va contigo en los momentos difíciles, que toma tu mano y te ayuda a salir del hoyo. Un coach te acompaña en los momentos felices enseñándote a celebrarlos, y reconocerlos.

Un coach reconoce la luz que hay en ti y te la muestra a ti mismo para que sin miedo la dejes brillar y expandirse. Un coach ve tu oscuridad y te apoya a que con tu luz esas sombras se iluminen y se transformen en tus más grandes virtudes.

Un coach es un constructor, pues te ayuda a diseñar la vida que deseas y te acompaña paso a paso durante el proceso, generando acciones concretas que te llevarán hasta conquistar ese sueño tan anhelado.

Un coach se convierte en un amigo, un hermano, pues forma parte de tu vida, de tus logros y tus fracasos, estando siempre para ti.

Un coach es transparente, pues debe reflejar lo que eres, sin contaminación, es empático pues se pone en tu lugar y lo vive como si fueras tú.

Un coach es un experto en cuestionar y ten por seguro que cuestionara todo, hasta aquello que crees que eres para así poder encontrar lo que verdaderamente eres. Cuestionará tu vida, tu existencia, tus actos e intenciones, siempre con respeto y amor, sabiendo que es para tu mayor bien, sabiendo que tú conoces las respuestas y que solo necesitas un poco de ayuda para encontrarlas.

“La clave de la sabiduría es ésta: cuestionamiento constante y frecuente, por dudar nos lleva a la pregunta y al cuestionar llegamos a la verdad”

Peter Abelard

Decimos que todo lo que ocurre en nuestra vida ocurre en el dominio del lenguaje, pues es con éste con el que le damos un sentido e interpretación a todo suceso que capta nuestra atención.

Si entendemos esto entonces podemos entender que todo se resume a conversaciones, conversaciones con nosotros mismos, con otros, con el universo, conversaciones que dan forma y vida a nuestro existir, que nos moldean y moldean nuestra realidad.

Entonces, no es descabellado pensar que de la calidad de nuestras conversaciones va a depender la calidad de nuestra vida, ¿no? O ¿Cómo es esto? Si, decimos que la calidad de nuestras interpretaciones depende mucho de la calidad de nuestras conversaciones y si nuestras interpretaciones determinan la manera en que vemos al mundo y la manera en que reaccionamos al mismo entonces resulta lógico pensar que si nuestras conversaciones alimentan a nuestras interpretaciones, de la calidad de estas va a depender la calidad de nuestra forma de interpretar el mundo.

Las conversaciones son una danza, un ir y venir de palabras, lenguaje, de ideas que van dando forma y nos ayudan a ver la manera en que vemos e interpretamos al mundo. Decimos que nosotros creamos al  lenguaje pero que a su vez el lenguaje nos crea a nosotros mismos, es ahí donde entra un elemento fundamental en la creación de nuevas ideas e interpretaciones…

El arte de cuestionar es el arte de salir de lo convencional para crear cosas nuevas, nuevas vidas, nuevas formas de ver el mundo. Cuando cuestionamos estamos creando puertas que se abren a diferentes posiblidades, estamos rompiendo viejos paradigmas y comenzamos la creación de nuevos.

El cuestionamiento es la semilla de la sabiduría, pues a través de él llegamos a la razón, creamos conclusiones e incluso, más preguntas y más cuestionamientos que nos llevan más profundo en un mar de respuestas.

¿Quieres cambiar tu mundo, tu vida? Comienza por cuestionarte a ti mismo, tu mundo, tu vida, tus acciones, tus pensamientos, tu lenguaje ¿para qué dices lo que dices o haces lo que haces? Tus juicios ¿de dónde vienen? ¿Son realmente tuyos? ¿Te apoyan? Y claro, las preguntas fundamentales de todo ser humano ¿Quién eres? ¿A dónde vas? ¿Te has preguntado qué es lo que realmente quieres en la vida? ¿Si lo que estás haciendo en este momento te llena? ¿Te gusta? ¿Te amas?

Como puedes ver, el cuestionarnos abre la posibilidad de crecer, haciéndonos entender y ver desde diferentes perspectivas y pudiendo replantear nuestra visión de la vida y de nosotros mismos. Por eso digo que la calidad de nuestra vida depende de la calidad de preguntas que nos estamos haciendo.

Por ello te invito a cuestionar todo, todos, a ti mismo, tus creencias y pensamientos, tus juicios, tus emociones, tus valores, cuestiona tus intereses, cuestiona a tus maestros, políticos, lideres, pero sobre todo cuestiona tu vida, hacia donde se dirige, si es lo que buscabas o querías o ¿a quien buscabas complacer?

Cuestionate pues es la única forma de encontrar respuestas…

Gibran.

Website realizado por Nicktide